Niño y Profesor

El porvenir del país: — ¡Educación!—,
mentes que se forjan con enseñanza;
niños, son ustedes la esperanza,
profesores, son ustedes el bastión.

Para los dos, necesaria vocación,
enseñar es igual a la labranza;
estudiando se encuentra la bonanza,
son ustedes la perfecta comunión.

Están sembrando juntos la ilusión,
no se dejen vencer por la ignorancia
pues estarán en la más negra prisión;

libertad se consigue con pujanza,
entréguense al saber con devoción
pues sólo tenemos una infancia.

Difícil

Difícil dejar cosas que con dificultad las obtuviste,
difícil será por lo mismo, apartarte de mi lado;
difícil decírtelo, no debo de mentirte,
difícil el adiós, pues de ti me he enamorado.

Difícil será después, el verte y querer el abrazarte,
difícil mentirle al corazón día tras días;
difícil poder sonreírte, sin llorarte,
difícil asociarte con otro si eres mía.

Difícil pensar en algo
sin que estés tú siempre presente,
difícil olvidar bellos detalles;

Difícil fue ocultarnos de la gente,
difícil lo es todo sin ti,
y ahora me queda, sólo el verte por las calles.

Niño

El ser más virginal, el más querido,
es aquel que nos mira con ternura;
su sonrisa nos muestra la dulzura,
es lo mejor que Dios ha concebido.

Son los niños los que nos dan sentido,
del escultor amor, gran escultura;
imagen, semejanza la figura
de sentimientos que flechó cupido.

Ese producto débil ya nacido,
es un regalo de la vida pura,
es el espacio que rellena el nido;

del que gozas su cambio de estatura,
es aquel que amo tanto, del que pido,
disfrutar su niñez por mientras dura.

Retrato

Mirando en un Retrato lo bello de tu cara,
miro tus ojos que matan de pasión a quien los mira;
miro la estética de tu nariz tan refinada,
y lo carnoso de tus labios que forma de tu boca ardiente pira.

Miro lo sensual de tus coquetas cejas,
tu pelo que se enreda como hiedra a quien a él se acerca;
recordando cuánto tiembla,
tu cuerpo al besarte en las orejas.

Y como diciéndome ven, te quiero cerca,
También miro, que al escribir lo que hoy escribo,
me doy cuenta de lo mucho que gustas y algo más;

Me doy cuenta de la felicidad que vivo cuando contigo estoy,
pero cuando te digo que me voy se va conmigo,
el saber que de un momento a otro llegará el jamás.

Lluvia

Cuál anhelada lluvia has surgido,
en periodo de estiaje permanente;
tormenta que desbordas de repente,
arrastrando la basura del olvido.

Llenando mi caudal ya consumido,
recorro nuevamente la vertiente;
y reviviendo el sueño del afluente,
desemboco sobre tu ser rendido.

Tributarios los dos vamos unidos,
dejando que nos lleve la corriente,
la presa del rencor se ha demolido;

aumentando más brava la torrente,
mil gracias lluvia por haber llovido,
nada importa el estuario de la gente.

Razón y Corazón

Pregunta si la razón y el corazón comprenden,
el mismo idioma del amor;
y si de verdad se entienden,
el corazón y la razón.

A veces van de la mano,
cuando la palabra amor es un sueño muy lejano;
ya que una vez que éste existe,
se les verá desunidos.

El corazón de la razón desviste,
y anidarán en diferentes nidos,
cuando están en confesión los corazones;

Otras cosas no comprenden,
el corazón tiene razones,
que la razón jamás, entiende.

El Beso

Impulso natural del amor… el beso,
y como hay amor de mil maneras;
dependiendo, se besa donde quieras,
es afecto sobre la piel impreso.

Besos te dan por ida o por regreso,
por nacer, por placer o porque mueras;
por triunfar, por tomar otras fronteras,
acto de descomunal embeleso.

Hay el honorable y el travieso,
se da, a quien adoras o veneras,
existe el pecador, el ya confeso;

el de lejos repleto de quimeras,
bajo el sol o en la sombra del cerezo,
dame un beso por Dios, o por quien quieras.