Marcela

Mariposa hermosa de frágil silueta
arroyo cristalino,
rizo lacio que ensortija mi destino
caminar elegante de coqueta.
Estrella radiante encantadora
luna que presumes por la noche
amor del cual pido derroche
mujer todo lo que tienes me enamora.
Aire que respiro frescamente
rosa de aroma inolvidable
corona que te posas en mi mente
ejemplo de belleza mas palpable
laberinto de pasiones existente
arrebato de amor interminable.

Haydé

Hoy he decidido decirte cuanto te amo
apaciguare con la verdad mi corazón ansioso
ya no puedo más ven… te reclamo
dame de ti lo más hermoso.
Esperar… imposible si por besarte vivo
hondo pesar cargo conmigo
ayuda a liberar al que cautivo
yace de amor… de estar contigo
decide… vida o muerte, alegría o llanto
eclipse o luz, soñar o desencanto.

Mónica

Mosto que desinhibes a mi pensamiento
oasis de amor en el desierto del corazón
néctar de dioses suculento
insomnio que me robas la razón.
Crepúsculo de todos mis momentos
activo volcán de mis quimeras
mujer causal de mis tormentos
orquídea de hermosas primaveras.
Naturaleza despertando inspiración
incrustación de sueños interior
castillo donde albergas la emoción
amor… amor que te pido por favor.

Míriam

Miel endulzando a los sentidos
incienso aromático hechizante
ritmo en el tic tac de mis latidos
inductora de amor apasionante,
amada significas… eres amada
mudo es por ti mi sentimiento.
Mujer de sonrisa ilusionada
Ilumina tu ser mi pensamiento,
riqueza de curvas y de encanto
imán atrayente inevitable
arrebato de pasión inigualable
mujer ¡porqué me gustas tanto¡.

Silvia

Silueta de sirena majestuosa
irrigas fuertemente al corazón
liquidas al instante la razón
venus se muere de envidiosa
irradias destellos de anhelos y locura
afloras sinceras y naturales elocuencias
solventas por mucho la prueba de hermosura
importando poco si lo intento… consecuencias
leña ardiente ante el frío destino
viento suave de caricia fresca
ilumina con luz a mi camino
aleandote después de que perezca.

Nelly

Nublando te encuentras al sentido
empañando mi nítida cordura
lánguido objetado tu hermosura
lento al instinto del olvido
yugo en el alma me pusiste
nigromante mujer apasionada
estrujas del sentimiento su morada
lágrimas en mis clisos concediste
yermo el corazón se encuentra
nebulosa que sin miedo adentro
epístolas escribo y te las vierto
luchar, pelear, batir en desafio
libertad a la entereza
yunque tu cuerpo, marro el mio.