Pandemia

Hoy a todos los humanos,
una pandemia los cubre
y con ella se descubre
mucha unidad entre hermanos.

Obligado a cuarentena
y también a convivir,
la familia con la pena
aprende a sobrevivir.

Mientras tanto las medidas
de la falta de trabajo,
corta ilusiones de tajo
y la gente está perdida.

Otras tantas sin dinero,
sin un mendrugo ni techo
se encuentran más al acecho,
del contagio verdadero.

Cuando el destino fatal
ya ha infectado algún cautivo,
todos lloran el motivo
y lo tratan de salvar.

La familia se acongoja
por falta de medicinas,
el Covid lo asesina
y al ser querido despoja.

Parece ser selectivo
con enfermos y mayores,
un tanto menos menores
y los jóvenes… pasivo.

Miles de muertos tirados
por no querer contagiarse
los dejan abandonados
y corren a refugiarse.

Enfermeras y doctores
arriesgan toda su vida
la gente está agradecida
por valientes protectores.

Se están tomando medidas
por diferentes gobiernos,
a muchos cuesta la vida
salen de casa al infierno.

Otros multan con salidas
o cárcel también imponen;
otros juegan con sus vidas
a las medidas se oponen.

Las pruebas son muy contadas
y no cualquiera las paga,
unos hacen y otros pagan
el pobre y horas contadas.

Países en bancarrota,
que no supieron ahorrar
aprovechan pá robar
y empiezan a dar la nota.

Dilapidan los ahorros
que en muchos años juntaron,
llega el gobierno y sus porros
y pronto se los robaron.

Robarle al trabajador
su retiro de trabajo
gobierno con su relajo
sin duda que es de lo peor.

¡Queremos vernos de nuevo
quédate en casa por Dios!
¡No hay que decirnos adiós
solo decirnos hasta luego!