Las posadas

En las primeras posadas
sobran fuerzas y dinero;
esperen al mes de Enero
a verse ojeras sobradas,
pertenencias embargadas,
la tronadera de dedos,
pocos frijoles acedos,
sin luz ni cablevision,
con úlceras en acción
por tantas noches de pedos.