Querida hija:

En esta carta te digo que la vida me ha dado muchas Alegrías, que he sido muy afortunado en tener una familia muy hermosa de la cual tú formas parte, tú llegaste como una luz indispensable en ese momento de mi vida, me diste nueva vida con la tuya, me diste tus sonrisas, tus besos y sobre todo …tu amor,
Llegaste cuando más carecía de cariño, cuando más necesitaba de un alguien para sostenerme en esta vida, te amo mi niña hermosa, aunque el destino te ha separado de mi lado, estás siempre en mi corazón y en mi mente, mi responsabilidad como padre te seguirá aun cuando ya no esté contigo.
Ahora estoy dando mi vida por tu educación y bienestar, estoy forjando tu futuro y cuido tu educación para evitar te lastimen o te lastimes tu misma al tomar un camino equivocado, te busco un camino recto de respeto, de honor y de decencia.
Te quiero tanto que tendría que inventar nuevas palabras para expresar mi cariño.
Quisiera tenerte a mi lado y abrazarte y besarte cada instante que estés contigo ya que cada vez son menos esos ratos porque has crecido y tienes nuevos amigos y nueva familia , sin embargo seré tu sombra por el día y tu sueño por las noches, llegará un momento que ya no este contigo de una manera material , pero a Dios le he pedido me permita cuidarte desde donde me encuentre, he trabajado para que tu vida sea con menos carencias que miles de gente padecen, cuida tu patrimonio , que te hará una persona de respeto y de bien, hasta este momento y cada segundo de mi vida me siento orgulloso de ti , no me defraudes eres lo mejor que la vida me ha regalado , el regalo que Dios me ha regalado , lo amare y cuidare por siempre. Arantxa Monserrat.
¡Te amo!