Reyna

A una hija ausente

Fuiste el fruto de un amor hermoso
renacer de la vida nuevamente
serás… sueño imborrable de mi mente
y el recuerdo perenne más precioso.

Fuiste y serás la reina de mi vida,
la dulce sonrisa que vivirá en el alma
vocecita de arrullo que me calma
diciéndome ¡papá! me encuentro bien…
estoy dormida.

¡Gracias Dios mío! por la dicha
de haber gozado su corta existencia,
por esa hija, que era una luz esplendorosa,
tuvo en la tierra una breve permanencia
porque es corta la vida de una rosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.