Malos recuerdos

Me acuerdo cuando fumaba
y cuan hombre me sentía,
con el cigarro en la mano
disfrazaba valentía,
y de paso una cerveza
bebiendo apuradamente,
para gritarle a la gente
aquella falsa alegría.
Demostrarle a todo el mundo
que yo también era macho
tomaba hasta estar borracho
pareciendo vagabundo.
Y así pasaban los días
sin pensar que esas dos cosas
ahora son pesadas losas
que me restan alegrías.
Pues al tratarse de males
por la sociedad cedidos
alegamos convencidos
que hacemos cosas legales.
Y la gente que nos ama
se queja calladamente
espera impacientemente
que se termine este drama.

Nuestras faltas las soportan
nuestros gritos y alegatos
pasando unos malos ratos
con cariños nos confortan.

Y sólo cuando despiertas,
por ignorancia atrapado,
te encuentras desesperado,
al ver cerradas las puertas,
las puertas de libertad,
de aquellos sueños de antaño,
que mataste año con año,
al vivir sin voluntad,
aunque el daño ya es un hecho,
tú puedes cambiar tu vida,
por ti no habrá quien decida,
si quieres andar derecho.

Yo ya he cambiado bastante
y te lo digo mi amigo,
que el mundo estará contigo
cuando salgas adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .