Sábado de gloria

Te jalarán las orejas,
te darán cinturonazos,
unos cuantos balderazos
y cuidado si te quejas.
Todo sábado de gloria,
se ha quedado en mi memoria,
no crecí en el tratamiento,
jamás creí en ese cuento,
está pasando a la historia
esos ratos de lamento.