Todos tenemos la culpa

Prohibida entrada a menores
en discotecas y bares
para evitar malestares
que acaban en cosas peores.
Todos somos los gestores
de esta absurda indisciplina
el hombre al oro se inclina,
y los padres ignorantes
han confiado a sus infantes
a la fortuna asesina.