Recordando epigrama del ayer, donde hubieran cambiado las cosas

No quieren la concesión
y sufren de carestía,
prefiriendo la sequía
a la fresca solución.
Gritan todos de a montón.
¡Queremos agua potable!
sabiendo que es impensable
surtir en un 100%
seguirán con su lamento,
de escasez interminable.