No hay enemigo pequeño señor Fox.

Ultimátum le ha mandado
para unirse a la alternancia,
con desplantes de arrogancia
se siente ya coronado.
Con vocablo muy llevado,
lejano al presidencial,
se siente muy esencial
y lo acusa de vendido
de sospechoso y rendido
al hijo del General.