No cortan comentarios prohibidos

Adiós al proselitismo,
ni vanagloriar ni quemar,
pero hasta puedo apostar,
que es un simple formulismo.
Arraigado fanatismo
le impide cerrar su boca
que hasta en la radio provoca
en espacios dizque abiertos
duran horas sus conciertos
que al radio escucha sofoca.