Mucha, pero mucha gente lo hace, a escondidas como ladrones

Una bola de marranos,
producto de su flojera
basura tiran doquiera
y se sienten ciudadanos.
Ningún lugar es lejano,
mucho menos el Huacapa
sus bolsas llenas de caca
tiradas desde su carro,
en acto nada bizarro,
a todo el pueblo es que ataca.