Falta mucha educación, y sobra mucha gente mala.

En contra de los casinos
me declaro abiertamente,
solo se atraca a la gente
existen drogas y vino.
Si existe ya el clandestino,
no hay porque legalizarlo;
si está prohibido ¡cerrarlo!
es un caso impopular,
que solo ayuda a restar
en vez de poder sumarlo.