En fin, en fin

Respeto las coaliciones,
mas no comparto la idea,
de cómo se manosea
la lucha por posiciones.
Las sabidas intenciones
de vencer al tricolor,
los orilla al deshonor,
de faltar a sus ideales,
por afanes terrenales;
están al mejor postor.