En boca cerrada…

Entre Robles y Espinosa
se retan a revisión,
se exigen declaración
de bienes y de otra cosa.
Ya le resulta escamosa,
pues quiere ¨caso cerrado¨
ya la valiente ha dudado
y acaba la controversia,
prefiere sufrir amnesia
que hallar un gato encerrado.