Despacio que lleva prisa

Se prejuzga al gabinete
sin darle oportunidad,
de demostrar cualidad
en área que le compete.
La vida es un rehilete
dando vueltas con el viento,
hay que darle ese momento
para mirar si funciona,
si gira bien se perdona,
si no; que venga el lamento.