A un infiel…

No apuntarse en ni una lista,
a pesar de las ofertas,
no siempre puertas abiertas
marca personas bien vistas.
Aunque provecho a ojos vista
no imagino saludando
aparte de encompadrando,
al acérrimo enemigo,
y distanciando al amigo,
que sigue leal y peleando.