Tesón

Tu etéreo amor, que tosiga,
lentamente a mi corazón
con tu indolencia;

detracta a la efusión sublime de adorarte,
sin embargo el tesón inquebrantable,
por besarte, me demanda el derroche peculiar,
de la paciencia.

Lo dubitable será que yo claudique,
pues no puedo ser falaz conmigo mismo;
emigraré a donde el amor me indique,
no me iré ante el regate cruel de tu egoísmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.