Sobre amor

En el amor la libertad no hay que pedirla,
pues no existe cadena alguna que lo aprese;
con tan sólo existir esa intención se desvanece
y esa culpa tu mente jamás puede evadirla.

Como puedes retener lo que nunca ha sido tuyo,
creerás tal vez que es así y es vil mentira;
y se mezcla el rencor, la rabia e ira,
y sobreviene la soledad por falso orgullo.

Se como hotel por si acaso te visita,
no tendrás un huésped en tu corazón más agradable;
no le retengas pues siempre es del todo indispensable,
pues si te da todo por bien, por mal lo quita.

Cuando mires que toma su equipaje,
quizá por un descuido de la estancia;
entre más pésimo el servicio, más distancia,
por el contrario más atención, se olvida el viaje.

Si tienes al ave de amor en tu destino,
déjala volar hacia los cielos,
déjala que recorra mil caminos;

no la encierres en la jaula de lo celos,
si vuelve cantara contigo bellos trinos
si no, es que ha encontrado otros anhelos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .