¡Salud!

Ayer me embriagué al saborearla,
como una botella con viejo whisky reposado;
que al conservarse por 18 años sin probarla,
al paladar de cualquier buen bebedor de amor fui cautivado.

Como tal, tome su cuello entre mis manos
y quebré el lacre esperado,
abrí lentamente y lo canteé a mi vaso ansioso;
para catar el sabor de su alambique,
manantial, de su grano destilado
y goce de la embriagadora euforia de su cuerpo hermoso.

Me embriagué y aún borracho me conservo,
oliendo el bouquet de la botella aquella;
impregnado entre mis ropas, y ahora yermo
bebo a su salud porque era bella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.