Que ironía

De repente por un murmullo llegado a mis oídos,
supe que podía obtener algo de ti;
algo, que aún perturba mis sentidos,
algo, que guardo celoso muy en mí.

Ese algo, era parte de un todo que anhelaba,
era algo, que después de ganar al corazón seguía;
era algo que sería la última morada,
y ese algo llegó primero, ¡qué ironía!.

Ese algo consecuencia de caricias y del beso,
algo del cual tus labios forman parte;
algo del cual por dentro el corazón no está confeso,
algo que no es exactamente lo importante.

Tu cuerpo, un cuerpo al cual nunca miraba,
con los ojos que después de saberlo todo te veían;
esos ojos que con ternura te admiraban,
hoy, esos ojos te desnudan vida mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.