Qué esperas

Solo con mi pensamiento,
y recordando aquel ayer,
ayer, que no me arrepiento;
ayer, de cierto momento,
ayer en que te hice mujer.

De pronto se ha presentado,
cierto mal que me provoca,
la desdicha y el enfado;
y es, no tenerte a mi lado,
ni haber besado tu boca.

Ni siquiera, haber mirado,
los destellos de tus ojos,
sufro el mal, ilusionado;
de pronto estar ya curado,
de estar entre tus hinojos.

Qué esperas que no me curas,
si mi medicina es tu miel,
perdona ya mis locuras;
perdona mis aventuras,
y cura el mal con tu piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.