Hasta entonces

Su edad mitad que la mía,
sin ni una arruga en la frente;
con toda la vida enfrente
siendo noche y ella día.

Sin embargo nos amamos,
con esa gran diferencia;
habiendo plena conciencia
al corazón no engañamos.

El amor ha sido eterno,
y todos tienen acceso;
aunque por un solo beso
lo cambies por el infierno.

No soy joven, no soy viejo,
el corazón no envejece;
amor lo rejuvenece
aunque se arrugue el pellejo.

Cuánto durará, quien sabe,
por cuánto durará esa miel;
cuando el agua llegue al nivel
y el sino cierre su llave.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.