Escucha

Estúpida necedad impera en mis deseos;
capricho que corroe a mi corazón que inútil,
pues a tus labios besarlos y morderlos quiero;
y tú a mi corazón que correspondas quiero,
indiferencia vana, despreciable y fútil.

La mácula que cega a mis sentidos,
es la sombra de tu cuerpo esbelto;
y en el lenguaje de amor de mis latidos,
te pide escuches su lamento.

Te pide clemencia en atención siquiera,
¿o tienes miedo acaso a la palabra amor?;
te pide escuches su quimera,
te pide; seas de su amor primera,
te pide presto correspondas su clamor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .