Dime adiós

Quiero decirte de una vez por todas… adiós,
tajantemente, sin mordazas;
tan fríamente que no quepa una sola palabra de calor,
que pudiera cobijar más esperanzas;
donde no pueda haber perdón, sólo dolor,
y pedir el olvido inmediato sólo a Dios.

Un adiós sin boleto de retorno,
aunque se muerda el polvo por desearlo;
y grites desesperadamente ¡regresa!,
y lo busques, y le llores, y nunca más encontrarlo;
incluso en el intento, hasta perder la cabeza,
y la desesperanza sola la que aparezca en tu entorno.

No pienses que lo que hago, está mal hecho,
lo que pasa es que me encuentro acorralado;
entre el primero y el último cariño,
la verdad es que extraño mi pasado;
amo a mi niña y a mi niño,
y jugar así al amor nunca es derecho.

Si tú me quieres, tú lo entiendes,
recordemos este amor como aventura;
donde se expuso cerca del fuego las caricias,
donde se perdió por completo la cordura;
como verdades reales y ficticias,
si tú me quieres dime adiós… sé que comprendes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.