Alarde

Antes escuchabas, nada decías,
mas aún; percibiendo delación
con aquellas que lograba galardón,
por otras que tenía fantasías.

Alardeaba cumplir mis profecías,
me dejaste que fuera fanfarrón;
de castigo me niegas tu perdón
y de olvido recibo regalías.

Dime por qué no callaste mi boca,
a sabiendas que parte fue mentira,
y dejaste volar mi mente loca;
con magín entelequia que delira,
hoy sin ti valgo menos que bicoca,
al saber del amor que se retira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .