Iniquidad

Ilimitado y a la vez medido,
perenne, sin embargo pasajero;
el carbón y hierro hacen acero,
tu cuerpo y el mío, hacen nido.

Gradación en todo tiempo vivido,
sólo siendo nosotros lo primero;
que nos hizo vivir en desafuero,
con actos que restamos al olvido.

Mi corazón absorto, conmovido,
escuchaba cantar al agorero:
“¡castigo en aquel amor prohibido!”;

¿Prohibido sin importar ser sincero?,
y libre pero también reprimido,
y un gritar en silencio… te quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.